EUROSPINE - Infomación Para Pacientes Dont click

EUROSPINE

Member Login

Infomación Para Pacientes

No se puede dar ningún consejo a título individual. La Sociedad rechaza cualquier responsabilidad por el uso de la información facilitada. El paciente y sus profesionales sanitarios deben ser los únicos responsables de su cuidado médico.

Indice


back to top

Informatión para los Pacientes que van a ser Intervenidos Quirúrgicamente


El consentimiento informado es el procedimiento con el que el equipo médico da información al paciente y a sus cuidadores sobre los beneficios y riesgos de una intervención para ayudarles a tomar una decisión. Este documento intenta ser una ayuda durante este proceso. Los Cirujanos de la Asociación Británica de Cirujanos de la Columna piensan que este documento es una fuente de información bastante buena para que usted, el paciente, pueda reflexionar sobre las ventajas y desventajas de este tipo de cirugía.

Introducción

Ninguna intervención es segura al 100% y todas tienen riesgos asociados.

Su cirujano le explicará los potenciales riesgos y beneficios de la cirugía indicada en su caso. Este documento será una fuente de información general complementaria. Para más información véase también el apartado Ciática y Columna lumbar del material divulgativo para pacientes.

Este tipo de cirugía normalmente está indicada para pacientes con dolor neuropático irradiado a una pierna (ciática). La ciática es habitual en pacientes de 30 y 40 años. En este grupo de pacientes, normalmente está causada por una hernia o protrusión discal.

En pacientes de edad avanzada la ciática puede estar causada por cambios degenerativos que pueden producir una reducción o estenosis del canal vertebral óseo. Esta afectación se conoce como estenosis espinal y normalmente provoca síntomas de dolor y entumecimiento en las piernas al estar de pie o andar.
La claudicación medular es el término utilizado para el dolor que se irradia a una pierna o los síntomas neurológicos que aparecen específicamente al caminar.

En términos generales, una discectomía es la extirpación de la parte del disco que causa el dolor neuropático irradiado a una pierna. Si el dolor mejora o no afecta de manera significativa la calidad de vida es mucho mejor no realizar ninguna intervención quirúrgica. Una descompresión consiste en eliminar el hueso o el tejido blando que comprime el contenido del canal vertebral. En algunos pacientes puede ser necesario combinar los dos procedimientos.

El dolor de espalda es un síntoma habitual y puede ir acompañado de síntomas más leves en las piernas. Muchas veces existen métodos más seguros y eficaces para tratar los síntomas del dolor de espalda tanto a corto plazo como a largo plazo que no necesitan cirugía. Algunos pacientes sufren dolor que se irradia a una pierna y dolor de espalda al mismo tiempo.


Este documento le proporcionará información sobre las operaciones habituales para tratar la ciática y la estenosis espinal. En cualquier operación hay riesgos generales y la cirugía de la columna tiene algunos riesgos específicos que necesita conocer.


back to top

Algunas Consideraciones Importantes

La cirugía de la columna vertebral para la ciática y la estenosis espinal mejora más el dolor irradiado en la pierna que el dolor de la espalda, pero ambos pueden mejorar.

Los síntomas de entumecimiento o debilidad pueden persistir después de la intervención quirúrgica.

El 75% de pacientes que acude al médico de familia con un primer episodio de ciática mejora en 28 días. El dolor de ciática puede seguir mejorando sin que sea necesaria ninguna operación. En cualquier caso, el dolor normalmente remite y en la fase inicial se puede aliviar con pastillas o inyecciones.

Las personas que son intervenidas quirúrgicamente parecen recuperarse más rápido pero hay algunos riesgos asociados.

Hay algunos tipos de hernia discal que vuelven a aparecer más que otras. La cirugía de hernia discal tiene un índice de recaída de entre el 7% y el 15% al cabo de diez años. Este índice se mantiene tanto si la persona ha sido intervenida quirúrgicamente como si no.

Parece que la cirugía es la mejor opción cuando los síntomas son graves o bastante molestos para el paciente y se prolongan durante más de 6-8 semanas. Estudios recientes apuntan que demorar la cirugía unos cuatro meses desde el inicio de los síntomas puede ser la mejor medida para conseguir una buena recuperación y resultados satisfactorios.

La cirugía presenta menos riesgos y es más segura en pacientes sanos que practican algún tipo de actividad física. El paciente debe asumir su responsabilidad e intentar reducir los riesgos siempre que sea posible. Medidas como dejar de fumar, adelgazar o mejorar la resistencia aeróbica le serán de ayuda.

Los pacientes de edad avanzada pueden tener factores de riesgo específicos como las cardiopatías. Los fármacos anticoagulantes como la warfarina, la aspirina o el clopidogrel aumentan el riesgo de pérdida de sangre. Si toma alguno de estos fármacos debe comunicarlo al equipo de especialistas.

Generalmente los pacientes con diabetes tienen un riesgo de infección ligeramente superior y es posible que no se recuperen igual de bien que los otros pacientes.

Es posible que haya factores de riesgo que deban tenerse en cuenta de forma individual.

Ventajas habituales específicas


El 70-75% de los pacientes experimenta una mejora considerable en el dolor irradiado a la pierna.
El 20-25% de pacientes mejora pero sigue sufriendo dolor persistente.
El 5% de pacientes no mejora.
El 1% de pacientes empeora en cuanto al dolor.

Cirugía discal lumbar- Qué sabemos?


Hay muchos estudios publicados en la literatura científica. A veces los médicos pueden tener una visión general de las ventajas que presentan los diferentes tratamientos si estos estudios se comparan en un análisis sistemático. Un grupo independiente de especialistas de la columna vertebral realizó una revisión Cochrane y evaluó 39 ensayos clínicos.

Cochrane Database Syst Rev. 2007 Jan 24;(1): Gibson A Waddell GAchtung Link öffnet sich in einem neuen Fenster

Las conclusiones de los autores son: la discectomía quirúrgica en pacientes cuidadosamente seleccionados con ciática a causa de un hernia discal lumbar ofrece una mejora más rápida de los ataques agudos que el tratamiento conservador, aunque aún se desconocen los efectos positivos o negativos en la evolución natural de la enfermedad discal subyacente. La microdiscectomía ofrece resultados ampliamente comparables a la discectomía abierta. No hay pruebas claras sobre la eficacia de otras técnicas mínimamente invasivas (a excepción de la quimionucleólisis con quimopapaína, que ya no se utiliza).

Los datos recientes de investigaciones hechas en América muestran resultados parecidos. Véase el artículo de Weinstien et al.: “Surgical vs non-operative treatment for lumbar disc herniation: the Spine Patient Outcomes Research Trial (SPORT): a randomized trial” Journal American Medical Association, 2006 Nov 22;296(20): 2441-50.

Este amplio estudio hecho con 501 pacientes encontró muy pocas diferencias a largo plazo entre los pacientes que se habían operado y los que no. Los pacientes que se encontraban tanto en el grupo de tratamiento con cirugía como en el grupo de tratamiento conservador mejoraron significativamente en un periodo de 2 años.

Descompresión de la columna lumbar - Qué sabemos?

Parece que la operación de descompresión lumbar mejora el dolor en el 65-70% de los pacientes y muchas veces multiplica por cuatro la distancia que un paciente puede caminar. Las intervenciones se efectúan con el objetivo de ganar calidad de vida en las actividades de la vida diaria. Es decir, si el paciente puede sobrellevar los síntomas, debe hablar con el cirujano de la necesidad de operarse o no. Muchas alteraciones de la columna vertebral mejoran, o como mínimo no empeoran.
Malmivaara, A.: “Surgical or nonoperative treatment for lumbar spinal stenosis? A randomized controlled trial”. Spine, Jan 2007 1;32(1):1-8.

Este es un estudio hecho con 94 pacientes. Aunque durante un periodo de 2 años de seguimiento los pacientes mejoraron independientemente del tratamiento inicial, aquellos que fueron operados con cirugía descompresiva refirieron una mejora significativa del dolor irradiado a la pierna, el dolor de espalda y la debilidad general. La relativa ventaja del tratamiento quirúrgico inicial disminuyó con el tiempo, pero los resultados de la cirugía seguían siendo favorables después de 2 años.

back to top

La operación

Normalmente la operación se efectúa con anestesia general y la estancia en el hospital es corta, habitualmente sólo una noche. La mayoría de cirujanos recomiendan el regreso a las actividades habituales cuanto antes, puesto que ello ayuda a que los pacientes se recuperen más rápidamente.

Las técnicas más comunes son la microdiscectomía, en la que se utiliza un microscopio, o la minidiscectomía. Los resultados de estas operaciones son muy parecidos. Básicamente se efectúan para aliviar la presión sobre los nervios extirpando la hernia discal. La descompresión es el término utilizado para extraer el hueso que puede comprimir el nervio. Si el hueso resecado está debajo de una de las pequeñas articulaciones (o carillas articulares) de la columna se denomina facetectomía selectiva. Es bastante habitual que deban practicarse la discectomía y la descompresión simultáneamente, especialmente en personas de edad avanzada.

Su cirujano le explicará los detalles y los principios de la intervención. Muchas veces la operación se adapta específicamente a cada persona.

back to top

Riesgos del tratamiento quirúrgico

Lesión de los nervios raquídeos

El nervio raquídeo que causa el dolor puede estar ya lesionado por el proceso de la enfermedad. La hernia discal puede causar una retracción cicatricial en el nervio, sin que pueda recuperarse a pesar de que la cirugía sea técnicamente satisfactoria. El nervio puede estirarse al intentar extirpar el disco que se encuentra debajo del nervio. El nervio también puede sufrir una lesión por traumatismo quirúrgico directo o por efectos de la presión necesaria para controlar el sangrado intraoperatorio. Los síntomas provocados por una lesión de la raíz nerviosa pueden ser la parálisis de determinados músculos, la pérdida de sensibilidad, la disfunción vesical e intestinal o un simple entumecimiento.

Lesión de los vasos sanguíneos

Una lesión de este tipo puede provocar una pérdida sanguínea considerable que puede amenazar la vida del paciente. La lesión de los grandes vasos sanguíneos de la parte frontal de la columna (la aorta) se ha descrito en muy raras ocasiones. También pueden producirse lesiones en los principales vasos sanguíneos de las piernas, lo que podría causar una pérdida de la extremidad. Este tipo de complicaciones son muy poco frecuentes y ocurren en menos de 1 de cada 10000 operaciones. En cuanto a las lesiones de los órganos vitales, el hígado, los riñones y los intestinos se encuentran delante de los discos y existe un riesgo potencial de lesión. Esto también podría suponer una amenaza para la vida pero es extremadamente infrecuente.

La operación equivocada

En la columna vertebral los discos y vértebras son idénticos. Durante la operación el cirujano realizará una comprobación radiológica para asegurarse de que está operando en el lugar adecuado de la columna. A pesar de las comprobaciones que se hacen para garantizar el correcto procedimiento con el paciente, puede ocurrir que se descomprima un segmento equivocado. El nivel correcto se abordará durante el mismo procedimiento o posteriormente, en una segunda intervención.

Infección

Las infecciones de heridas quirúrgicas superficiales se presentan en el 2% - 4% de las operaciones de columna vertebral. El riesgo de infección aumenta en el caso de pacientes diabéticos, pacientes tratados con corticoesteroides o pacientes con menor resistencia a las infecciones.

Las infecciones profundas de la columna son mucho más serias pero menos frecuentes. Una infección grave de columna ocurre en aproximadamente el 1% (o menos) de los casos. Para reducir los riesgos de infección, normalmente se administran antibióticos. Además, la cirugía se realiza muchas veces en quirófanos con flujo de aire laminar. Si se produce una infección grave pueden ser necesario efectuar varias intervenciones de desbridamiento (lavado) en la columna y administrar antibióticos de forma prolongada.

Fuga de líquido cefalorraquídeo (durotomía accidental)

Se trata de un desgarro que se produce en la duramadre, la membrana del canal medular. El líquido cefalorraquídeo que se encuentra dentro del canal medular se fuga por el agujero. Esto se puede realizar si el cirujano intenta hacerlo deliberadamente como parte de la operación. Puede suceder que el disco o el hueso esté muy pegado a la membrana del canal vertebral. En el caso de la ciática común esto ocurre en el 3% de los casos. En la cirugía descompresiva es más habitual y tiene lugar en el 8% de los casos.

Si el paciente ha sido operado previamente de la columna vertebral, esta complicación es aún más frecuente a causa de la cicatriz. Las operaciones consecutivas o de revisión tienen mayor riesgo de complicación que las operaciones primarias.

A veces el agujero de la membrana medular (la duramadre) se puede suturar con puntos o tapar con un parche. En otras ocasiones es mejor dejarlo tal como está para que cicatrice. El cirujano puede utilizar un drenaje para sacar el líquido. Normalmente la fuga de líquido cefalorraquídeo cesa al cabo de unos días y no hay efectos a largo plazo. A pesar de las precauciones tomadas, a veces el líquido cefalorraquídeo puede drenar por la herida. Ello conlleva un posible riesgo de infección y meningitis. Puede que sea necesaria otra intervención quirúrgica para corregir esta complicación.

Fibrosis postcicatricial

La formación de cicatrices es la respuesta natural del cuerpo a la cirugía o a las intervenciones quirúrgicas. En el canal vertebral, donde el espacio es limitado, la formación de una cicatriz después de la cirugía puede ocasionar la aparición de nuevos síntomas parecidos a los iniciales. En casos de formación de cicatrices extensas puede ser necesaria una cirugía de revisión y una nueva descompresión. La fusión adicional se puede indicar para reducir la inflamación mecánica de las raíces nerviosas.

Inestabilidad

Los elementos posteriores de la columna lumbar, especialmente las carillas articulares (las articulaciones entre las vértebras) son primordiales para la integridad y la estabilidad de la columna vertebral. Si estas estructuras deben extirparse de forma extensa durante la intervención quirúrgica de descompresión puede producirse una inestabilidad de la columna vertebral. Esta situación normalmente causa dolor y requiere una estabilización y fusión adicional durante la intervención quirúrgica de descompresión o en una cirugía posterior.

Muerte

El riesgo de muerte es bajo, es difícil cuantificarlo y probablemente representa menos de una muerte por cada 700 operaciones de ciática. Se produciría como causa de acontecimientos inesperados (normalmente no relacionados directamente con la cirugía de la columna vertebral), como coágulos sanguíneos en las piernas que pasan a los pulmones (embolia pulmonar) o una pérdida de sangre irreversible de los grandes vasos sanguíneos. El riesgo variará en función de los factores de riesgo del paciente, como la cardiopatía, la hipertensión arterial, el tabaco y los riesgos específicos relacionados con la edad. El riesgo de muerte en la cirugía de descompresión de estenosis es mayor (posiblemente una de cada 350 cirugías) que en la cirugía discal, puesto que los pacientes son de edad avanzada y realizan menos actividad física.

Parálisis

El riesgo de parálisis, que implica la pérdida de movilidad en las piernas, la pérdida de sensibilidad y de control intestinal y vesical es bajo. Normalmente ocurre en menos de 1 de cada 300 operaciones. Puede producirse por sangrado en el canal vertebral después de la intervención quirúrgica (hematoma medular extradural). El riesgo de parálisis es mayor si los pacientes toman fármacos anticoagulantes (warfarina) o si se produce una durotomía accidental (fuga de líquido cefalorraquídeo). Si se produjera un acontecimiento adverso de este tipo se harían todos los esfuerzos posibles para revertir esta situación. Ocasionalmente la parálisis puede producirse a causa de una lesión en el riego sanguíneo de los nervios o la médula espinal, y esta situación es irreversible.

Lo que debe saber

Tendrá varias oportunidades de hablar sobre la operación con los profesionales sanitarios que se ocupan de usted. Asegúrese de que entiende las explicaciones del médico.
© El texto anterior, las figuras y los datos son propiedad de EUROSPINE®, la Sociedad Europea de Columna, y no pueden ser reproducidos ni utilizados de cualquier otra forma.

EUROSPINE, April 2008

Generelle Information zur Webseite (en) - website by bestview gmbh page last updated on 10.06.2015